web analytics

 

Si has tomado la decisión de comenzar a reorganizar tu casa o estas pensando en hacerlo, este post es para ti, y si ya la tienes ordenada te puede ayudar a mejorar o s seguir manteniendo el orden en tu casa.

Debo de decirte que reorganizar requiere tiempo y energías que no siempre tenemos, porque la vida de por si ya es bastante complicada con lo que debemos hacer el día a día.  Pero si no tomas la decisión hoy, más tarde será inevitable hacerlo; pues el trabajo se acumula tanto como las cosas ye so regularmente requiere una gran intervención de nuestra parte.

 

Ten en mente que: Ordenar produce desorden

Por mas que te tomes el tiempo y tengas la actitud correcta, vaciar un armario una gaveta, o una habitación crea caos que muchas veces se nos va de la mano; aparecen cosas que no tendrían que estar allí, o que están repetidas o que simplemente no tienen un sitio definido. Y nos decimos “luego lo recojo”

Emprender una reorganización requiere de una planificación. Es la mejor manera de conseguir el éxito sin morir en el intento. Ejemplo de ello es que sabes que ir al supermercado con la lista de compra, que irte sin ella.

 

Como planificamos una reorganización

 1- Reserva tiempo

Tener tiempo para todo el proceso es fundamental, porque, si no, dejamos mas caos que al empezar.  Cuando hayas evaluado cuantas horas te llevara, agrégale un 50% mas para poder llegar a fondo. Y siempre deja un extra para recoger y llegar hasta el final con la basura, las bolsas de donación, las cajas que hay que tirar, la ropa que hay que donar. El trabajo no esta terminado si todo eso no sale de casa.

 

2- Recarga tu energía:

Si eres emprendedora, o trabajas fuera de la casa sabes que solo tienes el finde disponible para hacer esa reorganización, por lo tanto, el viernes por la tarde después de trabajar toda la semana, con la compra y la ropa por lavar, no es el mejor momento para vaciar armarios, tampoco la mana del sábado si tienes un cumpleaños en la tarde y aun no has ido a la peluquería, o comprado el bizcocho de tu hijo. Es imprescindible que puedas escoger un día que no tengas estrés de hacer otra cosa el mismo día.

 

3- Define tu objetivo

Tener el objetivo claro ayuda a no desviarnos en el proceso, si te propones reorganizar la sala puede que decidas cambiar los muebles de lugar y hasta te des cuenta de que necesitas otra mesa o repisa, cambiar las cortinas, o los enchufe. Puedes hacer una lista de otras tareas que surgen mientras reorganizas tu sala, incluso los materiales que necesitarías, ya que tienes el espacio libre para medir.

 

4- Prepara los materiales

No compres cajas comenzando una reorganización como si estas fueran soluciones al desorden. Ten a mano los materiales básicos, como bolsas de basura, si es posible de colores distintos para dar salida a cosas, para tirar, para reciclar, donar, o para regalar. Importante un rotulador para marcar con etiquetas. Bayeta húmeda (toalla para limpiar), aspiradora, escobas, suape (mapo), cubeta, etc.

 

5- Pide ayuda

Si pospones solo porque no te sientes capaz, pide ayuda, todas tenemos a esa hermana, amiga, prima, colega, que disfruta ordenar y organizar, y que estaría encantada de darnos una mano a cambio de regalarle algo de lo que regalaremos, o una cena etc.  Si pedir ayuda a un familiar o amiga te da vergüenza consulta a un organizador profesional; puede mostrarte por donde empezar y proponerte soluciones que tal vez no hayas tenido en cuenta. Y, luego te haga una visita pueda que el presupuesto te resulte justo para solucionar un tema que no lograras terminar sola.

 

Unas cuantas preguntas que debes hacerte a la hora de saber que puedes guardar y que debes tirar.

 

¿Hace cuánto que no lo utilizo?

¿Se encuentra en buen estado?

¿Me cabe y me queda bien?

¿Me gusta?

Responde basándote en hechos y no en deseos y emociones, puede que encuentres algo que te haga ilusión porque lleva bastante tiempo perdido; es verdad que hace tiempo que no lo utilizas, pero te pregunto: es algo que te cabe, te sienta bien, y estas deseando utilizar. En ese caso quédate con ello.

Quitar lo que sobra en sentido común, es lo mejor que puedes hacer por ti misma. No dejes pasar la oportunidad y deshazte de todo lo que ya esta amortizado y no uses. “Sin pena, Sin piedad”

 

Feliz inicio de reorganización,

Bendiciones